Posts Tagged ‘Música’

Sidonie: pirómanos con brasas pero sin llamas

noviembre 7, 2009

IMGP2199_1

Por Jacobo Naya/Fotos: Jacobo Naya

(more…)

Anuncios

Los Coronas, amor por la música

noviembre 7, 2009

IMGP1845_1

Por Nacho Quintero/Fotos: Jacobo Naya

(more…)

…La Pegatina ya está aquí…

octubre 27, 2009

3364475913_edc9dcf0c5_b

Por Fernando Carruesco

(more…)

Madrid Folk 2009

mayo 13, 2009

image002

Madrid está de suerte en lo que se refiere al universo de las llamadas “músicas del mundo”. Si hace un mes era la III Muestra d Músicas del Mundo la que traía a la capital a grupos internacionales de la talla de Dissidenten o Luar na Lubre; el festival Madrid Folk nos traerá en mayo ritmos de medio mundo.

Del 18 al 24 de mayo talleres, conferencias, exposiciones, presentaciones de discos y otras muchas actividades. Y como colofón entre el miércoles 20 y el domingo 24 tendrán lugar en el Teatro de Madrid conciertos de grupos emblemáticos como LA MUSGAÑA, 17 HIPPIES, o DHOAR Los gitanos del Rajasthan, HEXACORDE y COETUS.

Os dejamos la programación del festival, y para abrir boca el myspace en el que podréis esuchar canciones de los grupos participantes.

Look inside The Right Ons, NOW!

mayo 13, 2009

3521483453_ff7e803a40

Por Nacho Quintero/ Fotos: Jacobo Naya

(more…)

Corazón kurdo, voz de Aynur Dogan

marzo 22, 2009

aynurblog1

Poco se conoce de Aynur Dogan en España. Nacida en Mazgirt, una pequeña aldea en la provincia turca de Dersim, su familia llegó a Estambul en 1992, huyendo de las persecuciones a población kurda de la zona. Allí, Aynur comenzó a recibir clases de baglama, o laúd tradicional, instrumento que le acompañó en sus dos primeros discos para más tarde aceptar otro tipo de influencias. De los ritmos aleví, próximos a la doctrina chii, abrió su universo musical al Mediterráneo y a la colaboración con otros grupos turcos de renombre. En 2004 sedujo a Europa con un bello disco titulado Keçe kurdan (chica kurda),  y en 2005 llegó su consagración como gran artista internacional con Nûpel, disco repleto de canciones tradicionales kurdas y turcas que le llevó a ser portada del London Times.

Hecha la presentación de rigor, toca hablar de lo vivido y sentido en la sala Galileo Galilei el pasado jueves. El festival Ellas Crean volvía a estar a la altura ofreciendo una de las voces femeninas más reconocidas del panorama internacional.

aynurblog2

Comenzaban a jugar los instrumentos de la reducida banda de Aynur con su garganta. No hacía falta mantener los ojos abiertos para sentir el grito de las montañas del Kurdistán sobre el escenario. No les hacía falta, a ellos, el tener los ojos abiertos para sonar en armonía. Y por encima de todo, siempre, la voz de la señorita Dogan.

Cuando el djembé parecía golpearte el corazón, Aynur cantaba y te lo sanaba; cuando el flautista te dejaba encantado como a una serpiente, Aynur cantaba y te despertaba; cuando el violín rasgaba el aire, la garganta de Aynur sonaba e inundaba la sala. Acción reacción que te preparaba para los momentos finales en los que todos actuaban al unísono, haciendo imposible que las bocas quedaran cerradas. Aplausos, y vuelta al estado de embriaguez. Y por encima de todo, siempre, la voz de la señorita Dogan.

Y se animó a suplir al guitarrista tocando dos temas con su viejo conocido, el baglama. Y mientras los autóctonos nos mirábamos atónitos, el sector kurdo del público enloquecía. Y todo con la suavidad de los movimientos de las manos de Aynur. Y todo con la dulce agonía de los gritos de la tradición kurda, que quedará viva mientras la voz de esta sorprendente mujer de ojos negros siga sonando.

Por Santi Gimeno

Alamedadosoulna no se aburre

marzo 8, 2009

alameda7

Una desenfrenada ronda de chupitos sobre el escenario provocó el primer salto de la noche en la Galileo. El grupo madrileño Alamedadosoulna volvió a sorprender con una mezcla de sonido, espectáculo y un especial tinte de locura.

Como presentación de su película recientemente estrenada  el grupo comenzó la actuación con una introducción instrumental que arrancó un baile que se prolongaría durante toda la noche.

La impresión de sentir diez instrumentos concentrados en tan poco espacio manejados por Juanjo (batería), Rebe (saxo), Sam (trompeta), Laura (teclado), Tuli (saxo), Sergio (guitarra), Rubén (guitarra), Gladys (saxo), Gorka (bajo) y Pacheco (trombón) no dejaron nada que desear a todo su público.

Sin volver la vista atrás Alamedadosoulna quiso dar a conocer sus últimos trabajos, poco conocidos por los asistentes. Sin embargo los diez músicos demostraron su fidelidad hacia esa mezcla de ska, reggae y y sonidos del Este que conforma ese estilo que tanto los caracteriza.

Tras un par de canciones surgió uno de los momentos clásicos de sus directos, la saxofonista y también vocalista Rebe deslumbró a toda la sala con su toque de soul cantando uno de los temas más conocidos de sus conciertos.

Cuando la aguja pequeña comenzó a acercarse a media noche toda la sala se convirtió en un gran patrio de recreo. El grupo movilizó a todo el público regalándoles unos recuerdos de la infancia con la recreación del juego “El escondite inglés” en el que participaron todos los instrumentistas y todos los asistentes al espectáculo. Tras una foto que marcó el final del juego la sesión continuó, ahora sí recordando su pasado, entrelazando canciones viejas, nuevas y bailes con el público.

Es imposible contar con los dedos de una mano las veces en la que estos músicos interactuaron con todos los allí presentes, un tránsito de subidas y bajadas del escenario calificó con una nota alta a estos maestros del directo.

En el momento en el que todos pensábamos que la noche no podía dar más de sí surgió el momento más original de todo el concierto, sobre una base de bajo, batería y multitud de apuestas, Tuli (el polifacético) presentó el combate entre la sección de viento y la sección eléctrica: “A la derecha, con 20 kg de peso, en representación de la sección de viento la saxofonista Rebe, a la izquierda, con 85 kg de peso, liderando el sector eléctrico, Rubén”. Pero el combate no llegó a las manos, sino que Rebe y Rubén embarcaron en búsqueda del pañuelo que les convertiría en ganadores. Sobre una lancha inchable, protegidos debidamente con su casco y sus rodilleras, los dos músicos se enfrentaron en una carrera sobre las cabezas de todos los espectadores que, boquiabiertos les hicieron avanzar sosteniéndolos con sus manos. La saxofonista fue la más veloz y convirtió en ganadores al grupo de viento, manteniendo un empate entre las dos secciones, ya que el día anterior el sector eléctrico había sido el ganador.

alameda4

A pesar de tanto derroche de originalidad el concierto continuó hasta la llegada de una actuación especial, Alamedadosoulna se retiró del escenario para dar paso al tema en solitario del vocalista y guitarrista Rubén (Rubi Durango) Sentado en el water. Con esto y junto a una versión por parte de todo el grupo de la canción Mambo 13 de Muchachito Bombo Infierno se acercaba el tan temido final.

Como era de suponer, los madrileños no podrían despedirse de una forma común, y con un divertido juego de malabarismos hicieron la presentación de todos los componentes.

Se despidieron con el famoso tema Camaleón dejando en el escenario lo poco que quedaba por ofrecer de su generosa actuación.

Una gran noche que hizo de la Galileo un verdadero templo de la música.

Por Gemma Fanjul y María Fernandez

Festival Ellas Crean: Russian Red, gone, play on

marzo 7, 2009

imgp9949copia

El pasado Jueves, me llama por la tarde en mi viaje diario desde vallecas el responsable de Onda Mayor. “Jaco, tengo una cosa para ti: una invitación para Russian Red!”. Al principio no me lo creía. Habían colgado el sold out hacía una semana y tenía muchas ganas de volverla a ver en directo y escuchar sus cositas nuevas.

La última vez había sido en un festival en Coruña, la acústica de aquel sitio había sido horrible, era un festival, la gente a mi alrededor iba a su bola, hablaba…. Me había dado pena por ella y por el resto que sí queríamos disfrutar de los encantos de Lourdes. Esta vez, otro tipo de festival con motivo del próximo 8 e marzo, día de la mujer trabajadora, en el Círculo de Bellas Artes, ella sola.

Para los que no sabéis nada de esta joven de 23 años, os doy unas pequeñas notas para que os hagáis una idea y para que comprobéis después, el porqué de su éxito. Empieza colgando sus temas grabadas de una forma más o menos caseras, en su myspace (/russianready). El nombre, del color de su pintalabios. Visitas y más visitas…fans y fans…amigos cibernéticos y BOOM! Se hace la protagonista del mundo indie español con su disco “I Love Your Glasses”. Nombre que coge en motivo de las lentes de su compañero Brian Hunt. Gafapastas para todos!!!

Pregunto, una vez allí, por las condiciones para los fotógrafos, “un par de canciones y sin flash”, un clásico. El caso es que me posiciono en segunda fila. Veo a varios fotógrafos hablando con el tipo de seguridad que no les deja pasar…después de mucho pelear lo consiguieron, pero el recital ya había empezado. Yo ya estaba en mi estado de shock, y con el dedo en el disparador de la cámara.

Salió acompañada de Charlie Bautista, como “hombre orquesta” (teclado, ukelele, batería y un gracioso xilófono) y de Manuel Cabezalí que una vez más le acompaña con su a la guitarra. Ellos hacen que las canciones de Lourdes lleguen  a otro nivel y que no puedan caer en el pozo de la clásica cantautora con voz espléndida. Nos deleitó con temas del disco como “No Past Land”, “Walls Are Tired”, “Gone, Play On”, “Nice Thick Feathers” y los grandes “Cigarretes” y “They don´t believe”. Que con poquitas cosas nuevas nos dejaron sin habla a todo el Salón.

imgp9951

Entonces, entre aplausos, se armó de valor y tímidamente nos adelantó “esta es nueva”.Me concentro para intentar analizarla, escucharla, entenderla…pero no tardo en volver a encandilarme. Una canción algo más rápida, con notables voces masculinas, rasgueo, una melodía genial que recordaba a alguna canción acústica de los tardíos sesenta, una delicia. Pero, se va el sonido un segundo. Como profesionales, siguen, pero, menuda cara se le quedó a la pobre…justo en la nueva.

Lourdes anuncia el final del concierto y Charlie comienza a tocar, ella a cantar pero de repente se queda a capella. Le mira, lo miramos, se calla y empezamos a aplaudir. Bautista le da una calada tranquila a su cigarro. Hace un gesto para involucrar al público. Volvemos a las palmas. Disfruta del final del cilindro incandescente. Vuelve a poner la oreja. Silbo. Lo repite. Silbo más fuerte. Y otra vez más. Esta última se une más gente del fondo de la sala con otros silbidos y aplausos que se contagian terminando en lo que quería el músico: una gran ovación. Tiene lo que quiere y empieza otra vez con la fenomenal versión de “I´m sorry” de Brenda Lee.

Aplausos finales, vuelve para darnos una “Take me further” una historia de amor o desamor, que nos cuenta que si están lejos el no es nada, si están lejos ella no es nada….y lo canta, con mucho sentimiento que su dulce voz y sus pequeños dedos nos lo permiten dilucidar y disfrutar.

El viaje ha durado una hora, una pena, quiero más porque si ellas crean, yo creo.

imgp9936_3

Por Jacobo Naya.

The Chain Gang: “Sam Cooke está hoy con nosotros!”

febrero 24, 2009

imgp9428_1baja

El viernes treinta del pasado mes de Enero la sala El Sol nos volvió a abrir sus puertas y nos invitó a una verdadera fiesta. Sé que ha sido hace un tiempo, y desde aquí pido disculpas por la tardanza, pero los exámenes me han robado todo el tiempo desde entonces. Pero el estudio fue menos duro con una banda sonora de gospel-soul de los 60 de la mano del “arquitecto de las melodías”, Sam Cooke.

Lo primero, el grupo, “The Chain Gang”. Cogen el nombre de una canción del cantante, compositor y productor gospel (antes mencionado) Sam Cooke. Se compone de los miembros de The Right Ons  (Álvaro, voz; Rams, batería; Utah, bajo y Rafa a la guitarra) como base rítmica y musical que dan apoyo a los Diamond Dogs que se unen con saxo, trombón , teclado y voz. Los Bellrays pone su magnífica cantante (Lisa Kekaula) y su guitarra (Bob Vennum) para hacer de este cóctel un explosivo. Y es Glen Anthony Henry el que da la mecha para que podamos disfrutar todos de los fuegos artificiales.

verticales_1

Había visto el cartel de celebración de la sala y ponían junto a The Chain Gang “Miembros de Right Ons”, entonces decidí mandarle un mensaje a Álvaro el cantante de los TRO para ver en que consistía y si iba a estar él. Su contestación fue  “…sí el 30 andaré por ahí para rendir homenaje al gran Sam, anímate, nos lo vamos a pasar bien.” ¿Sam? Bueno, promete, nos lo vamos a pasar bien, voy.

Me entero ese mismo día que Sam, es Sam Cooke (cantante gospel de los sesenta que revolucionó en solitario al hacer traspasar su canciones de todos los prejuicios entre negros y blancos de la época). Me vinieron a la mente dos canciones, “Twistin´all night” y “You Send Me“. Me parecieron un poco lentitas pero luego resultaron ser más rockeras de lo esperado.

imgp9414_2

Llego pronto y entro en la sala todavía vacía. Escojo el que creí que era el mejor sitio para sacar la cámara (me di cuenta después que estaba demasiado en el medio, cosas de novatos). Pasados los diez minutos dos fotógrafos situados a  mi lado comentan entre ellos que ya no hay entradas y veo como en la mítica escalera de El Sol desciende una cascada de gente, sin mucha prisa pero con mucho agobio. Se nota ya el calor, el ambiente de la expectación. Mientras los encargados de cuidar a los artistas colocan toallas y aguas varias a mano. Entonces, empieza el recital, y menudo recital.

Pondré algunos títulos de canciones que tocaron y que realmente me llegaron, tuve en su día la lista, pero se me olvidó hacerle una instantánea. Para mi suerte y la de los curiosos o nostálgicos, os diré que la gran parte de set list de aquel día se recoge en el disco The Man And His Music – Sam Cooke. En él están títulos como “I’ll Come Running Back to You“, el romántico éxito “You Send Me“, la canción que da título a este conjunto de grandes músicos “Chain Gang“. La atrevida y en su día bien llevada al directo “Only Sixteen“. Coreamos en “Wonderful world” y en “Yeah Man“. Temas como “Another Saturday Night“. “Having a Party” o el archiconocido “Twistin’ the Night Away” hicieron bailar a un incansable público que pedía que no se acabara la noche.

imgp9384_1

No se si habéis tenido la suerte de escuchar canciones de este disco. Si es así, cogedlas, hacedlas más rápidas y más roqueras y tendréis un poco de lo aconteció aquella noche. Si todavía no te ha picado la curiosidad y no as puesto nada en Google, te diré que fue una fiesta para bailar. Las grandes voces que había en el escenario apoyados por un grupo de músicos de lujo. Pasaron las canciones del “gran Sam”, de un gospel de misa afro americana (que no es decir poco), a un nivel más alto dándoles una pizca de rock&soul que proporcionaba la perfecta dosis de adrenalina para que tus pies se movieran solos desde el “One,Two,Three,Four..” que marcaba Rams, desde la batería para comenzar la siguiente canción.

imgp9360_2

Fue toda una revolución cuando la maravillosa e imponente Lisa Kekaula (Bellrays) empezó a cantar “Shake“, menuda voz. Después de salir del impacto primerizo la gente cantaba, bailaba, la Sala El Sol al unísono me pedía que dejara la cámara a un lado y que me pusiera a bailar. Así hice. Ya tenía fotos. Ese espectáculo había que disfrutarlo plenamente.

Espero que después de esta parrafada, el video y las fotos, os hagáis una pequeña idea de lo que fue, en boca de algunos presentes de la sala, “el mejor concierto de este año”. Yo no me atrevería a decir tanto, pero si puedo afirmar que era la fiesta de cumpleaños que El Sol se merecía.

Por Jacobo Naya

The Dubliners al fin en Madrid

febrero 20, 2009

Lo bueno se hace esperar, en este caso han sido cuarenta y siete años. Madrid ha podido, al fin, disfrutar de The Dubliners. Puntuales con su cita  en la Galileo el grupo irlandés llenó la sala de pletóricos fans que llevaban “demasiado tiempo esperando” según alguno de los presentes.

Resultó complicado para el grupo atender a todas las peticiones de las canciones ante un repertorio tan amplio, pero nadie quedó insatisfecho después de más de dos horas de concierto. Lo sorprendente fue su aguante físico, puesto que ya no son unos chavales, mantuvieron el tipo sin fallar en una sola nota sus frenéticos ritmos celtas. También es cierto que durante la actuación, las necesidades fisiológicas de algunos obligaron a retirarse al lavabo durante unos minutos.

Nadie quedó insatisfecho, pese a la mala organización de la sala para colocar al público. Y es que la diferencia entre entradas con derecho a asiento y entradas de pie, hace que las segundas dificulten el espectáculo al público sentado. Aparte de esta pequeña incomodidad para algunos, todos disfrutaron coreando las clásicas canciones de The Dubliners.

El portavoz del grupo, John Sheahan, chapurreó algunas frases en castellano que hicieron al público desternillarse con sus errores gramaticales y terrible acento español.

Con el público en el bolsillo, coreando las letras, quisieron recordar a uno de los miembros míticos de la formación, Luke Kelly, quién hizo que pasasen de llamarse “El grupo de Ronie Drew” a ser The Dubliners. Entre un público mayoritariamente nacional, destacó un grupo de irlandeses que no quisieron dejar escapar la oportunidad de homenajear a Kelly postumamente.

Barney McKenna, el único superviviente de los inicios de la banda, tuvo su momento de gloria cuando deleitó al respetable con su banjo. Pese a su edad, no dejó de mostrarse irónico con un público que sufrió para entender su marcado acento irlandés.

El momento más emotivo del concierto fue cuando recordaron al reciente fallecido fundador del grupo, Ronie Drew. Quién pasó a mejor vida el pasado agosto y a quién el grupo le ofreció un bello poema en su memoria.

Tras los momentos emotivos, el grupo no se quiso ir sin dar lo mejor de sí y lo hizo interpretando dos de los grandes temas del folk internacional como son Molly Malone y Whiskey in the Jar estaban aún en el tintero. The Dubliners se hizo de rogar, pero finalmente ofreció estas dos perlas en forma de notas para los presentes que corearon al unísono y con cierta exaltación de la amistad, “There’s whiskey in the jar”…