Los Coronas, amor por la música

IMGP1845_1

Por Nacho Quintero/Fotos: Jacobo Naya

De camino a la Joy nos preguntábamos qué se hace allí cuando no se trata de escuchar conciertazos. Y claro, cayeron ejemplos como Calexico, Fountains Of Wayne, Right Ons… y sólo por citar algunos de los últimos, dado que la lista es interminable. Es una sala bonita, acogedora, y de la que no sueles salir decepcionado. Con Los Coronas sucedió exactamente lo mismo. De modo que, al final, ¿qué importa lo que suceda allí después del último bis?

Con un ritmo trepidante, cargado de pasión y de emoción; canciones elaboradas y revisadas hasta el más mínimo detalle, y, sobre todo, una entrega incondicional al directo y a la música. Fernadno Pardo y cía. ofrecieron un recital espectacular lleno de energía. Con nuevo disco bajo el brazo (“El Baile Final… De Los Locos Y Los Cuerdos”), los allí presentes pudimos presenciar un concierto en el que se impuso, más que nada, lo anteriormente dicho: el amor a la música y a las ganas de tocar… muy por encima del ansia desquiciada del éxito.

IMGP1802_1

Sin obviar, por descontado, que el éxito ahí está. Los Coronas reconocieron estar en un momento de gloria que apenas esperaban: lo que se suponía que iba a ser el fin de gira (el concierto de la sala Joy) se ha convertido en uno más de una lista que, a priori, podría seguir creciendo sin que nadie se extrañase lo más mínimo.

El desparpajo de este grupo y su enorme calidad sobre el escenario no hacen más que engrandecerles, y uno no puede más que querer más y más cuando suenan temas como “Soul Surfer”, “Los Rumbaleros”, o “Rancho Leone”… y eso sólo por citar algunos temas que se encuentran en su último disco. Porque hablar de las guitarras afiladas y la perfecta ejecución de “Secret Agent Man” y “Estación Uranus” del “Surfin´Tenochtillan” sería entrar en un bucle infinito. Trabajos que, por cierto, se pueden adquirir en unas muy golosas ediciónes en vinilo.

IMGP2018_1

Los grupos están obsesionados por llegar al éxito; por dar con la fórmula que les permita metérsela doblada a los críticos con criterio y, al mismo tiempo, follar sin parar porque están en la onda que mola. Y no. Eso no es así. Si amas la música, incluso por encima del rock’n’roll, tienes que hacer lo que sientes. No puedes obligarte a escribir canciones, sino dejar que salgan de ti las que llevas dentro. Sólo hay una música que vale: la que te hace sentir libre. Y si alguien duda de que Los Coronas son libres en el escenario, es porque no tiene ni puta idea de qué va esto. Ahí queda eso.

Los Coronas volvieron a hacerme creer en una Fender Stratocaster. Jacobo, me sigues debiendo un par de mojitos.

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: