Julia: el arte de interpretar sobre una historia vacía

julia-cartel1

Ya en la sala, esperando a que empezase la película, estaba dando sorbos cortos a mi chocolate del Starbucks mientras viejos sin criterio se quejaban de la larga duración del film y se sentaban haciendo ruido una vez iniciada la proyección. Yo no paraba de repetir para mí mismo que la duración de la película no determina para nada su valor artístico o narrativo y que ésta podría gustarme. Estaba equivocado. Les doy toda la razón a aquellos señores impertinentes que no se fiaban del poder de captación de “Julia” para mantenerte en tensión durante casi dos horas y media.

La historia empieza bien, una Tilda Swinton espectacular. Julia, una mujer desastrosa, borracha y juerguista que no sabe qué es lo que quiere. Solo necesita beber y salir de fiesta para olvidar su amarga vida, lo que le lleva a ser despedida y embarcarse en una aventura de líos y enredos al más típico estilo del thriller hollywoodiense, pero sin la policía persiguiéndola y todo mucho más lento, mucho más cutre. Una vez finalizada la escueta presentación del personaje, la propuesta de una desconocida de secuestrar a su propio hijo desconcierta tanto a la propia Julia como al espectador. Aún así, vemos como Julia sigue siendo la misma: inestable, temblorosa e insegura pero muy potente y sobre todo creíble.

Julia huye con el niño hacia ningún sitio y es entonces cuando comienza la trillada relación secuestrador malhumorado, grosero y brusco que acaba encariñándose del niño secuestrado asustado y maleducado a ratos. Pero hasta llegar hasta ahí hay que soportar el grueso de la historia y tragarnos diálogos vacíos que no aportan nada. Llega un momento en el que el desarrollo de los acontecimientos carece totalmente de interés y sólo estás pensando en que aparezca una escena en la que Tilda Swinton se pueda lucir con ese gran personaje que está interpretando. Porque Julia es el alma de la película, e independientemente del objetivo que Zonca quiso alcanzar, la trama se queda en simple anécdota ante el arrollador personaje de Julia. Éste sólo pierde algo de credibilidad en algunos momentos puntuales donde el nerviosismo se convierte sin ningún sentido en coraje o la acertada medida de expresiones se excede pasando a sobreactuación.

Por lo demás, Tilda Swinton, ganadora de un Oscar por “Michael Clayton”, construye en Julia a una mujer fílmicamente verosímil con sus propios actos, y logra que el espectador ansíe más discusiones coléricas o situaciones que la coloquen en extremis para poder ver hasta donde puede llegar, qué niveles de histerismo y locura es capaz de conseguir. Y, sin duda, hay todo esto, pero en detrimento de la historia en su conjunto, ya que todo deja de seguir un patrón, y la verosimilitud de Julia contrasta con lo poco creíble que se hace la película, especialmente desde que llegan a un estereotipado México, donde ya todo deja de ser como era y se forja una nueva historia que lleva dentro la precedente. Pero este nuevo estadio, en vez de cerrar cabos sueltos y unir incógnitas, dispersa los elementos con que ya contábamos y crea una segunda trama divergente que provoca incluso un menor interés que la anterior.

Como valor creativo, de diseño y construcción de una mujer desesperada y fuera de sí en cada instante, Tilda Swinton merece el Oscar a la mejor actriz muy por encima de Kate Winslet o Meryl Streep. Lo curioso no es el hecho de que ni siquiera estuvo nominada, sino que no se ha llevado todavía ningún galardón, a la espera de los premios César franceses en los que está nominada a mejor actriz. Por lo demás, el mal sabor de boca que la película me pudo causar no llego a ser tanto pues las expectativas no eran muy altas; todo lo contrario que con Julia, porque el personaje me sorprendió para bien por todo lo que abarca y simboliza. Lástima que la historia no estuviese a su altura. Otra cosa, esperemos que los festivales y demás certámenes de cine hagan justicia con Tilda Swinton.

Por Álex Fernández

Anuncios

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: