Arísitides Moreno: La locura que decía verdades

arisitidespies

Todo comenzó con una declaración de intenciones en la que Arístides dejaba claro que todas las historias que nos iba a contar eran completamente verdaderas. Y eran completamente verdaderas, porque se las había inventado él, de cabo a rabo.

Venía a la Sala Juglar desde las Canarias (ese grupo de islas que van cambiando de sitio en los mapas) para presentar su cuarto disco, “Economía Sumergida”, pero no se olvidó de hacer un repaso a sus canciones más conocidas. Un repertorio que mezcla filosofía de vida, optimismo, y formulas de escape para que uno pueda entrar, salir y moverse por el sistema establecido de las cosas.

Para los no doctos en el uso de la lengua canaria, hubo clase magistral sobre la correcta pronunciación de la “-ch-“, la evolución fonetica de los can-buy-on-eros, y demás aprendizaje de terminología isleña.

Buen humor para tiempos de crisis. Crisis que el cantautor ya veía venir desde hacía tiempo, y deliciosa la receta que ha preparado para ponerle buena cara. Será porque como el plátano, Arístides ha viajado por el mundo adquiriendo conocimientos. Desde el pesadísimo racimo aguantado por los horcones, hasta la trituración y embotellado que le convierten en un magnífico licor canario, apto y recomendado para los días en los que la mala gana traída por los vientos saharauis le dejan a uno embostao.

Compromiso hecho chiste, letras reivindicativas que despertaban sonrisas, historias de comerciantes de psicotrópicos, profundidades marinas, y el enterrador más joven de la comarca, que les deja flores a los que no tienen quien les deje flores, a “sus niños”.  Todo ello embotellado y tratado según las normas reguladoras establecidas por la cumbia, la ranchera, la rumba, o incluso el reggeton; como el más refrescante agua con gasssssss.

Y un consejo para terminar. Los que creen que el mundo no se puede cambiar, que miren hacia sus adentros y empiecen a cambiarlo ellos mismos. Y no hubo última. Penúltima en todo caso, porque la última ya la escucharemos algún día. Larga vida a Arístides Moreno.

arisitides

Por Santi Gimeno

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: