Archive for 31 enero 2009

Entre les murs (La clase): una lección de humanidad

enero 31, 2009

entre-les-murs

He aquí una paradoja. A pesar de tratarse de un filme intensamente realista y objetivo, me veo incapaz de hacer una crítica desde un punto de vista estrictamente empírico y observacional. Porque lo que de verdad llama la atención no es lo que se muestra, sino lo que se omite, lo que hace que se diferencie de todas las demás películas que han intentado abordar esta temática con la mala suerte de tropezar con el odioso escollo del estereotipo o la reducción del relato en banalidad.

Por lo tanto, “Entre les murs” NO centra su discurso en valores éticos o morales, sino que se posiciona en un segundo nivel de neutralidad, NO crea una dicotomía de buenos y malos ni introduce personajes maniqueos y manidos, sino que alcanza una correcta distribución de caracteres de los que no se duda en ningún momento de su veracidad, NO necesita una continua justificación de las acciones de los personajes ni ahonda con empalago en sus sentimientos, sino que los presenta a lo lejos, e incluso da la sensación de que es el propio personaje quien decide su destino y se da a conocer hasta el punto que el mismo desea; NO posee la absurda desviación típica hacia el suceso, sin más motivo que el impacto o la sorpresa en el espectador, sino que, a semejanza con la vida, no le importa resaltar momentos aparentemente superfluos o sin importancia, que sin darnos cuenta forman el núcleo y la esencia de la película, es decir, su mayor atributo y no su punto débil, como se podría pensar.

Quizás, la mayor destreza de Cantet haya sido saber huir a tiempo de la esquematización de la realidad y abandonarse a la arbitrariedad de los objetos y las personas, conseguir la tan buscada inverosimilitud en relación con el “otro cine social”-si a esto se le puede calificar de tal-. Nos encontramos ante una serie de prototipos de cualquier clase media-el listillo, el empollón, los alborotadores que se sientan al fondo, las chicas que vacilan al profesor, la representación de diferentes etnias- que bien podemos identificar en cualquier otro filme similar, pero la diferencia entre éste y todos los demás reside por un lado en la naturalidad con que avanza la acción, y por otro en la total inexistencia de un fin, de un afán por demostrar algo, por defender una posición que acaba siendo ridiculizada. No olvidar tampoco su cuidada estética descuidada de primeros planos cortos y cámara en mano, imprescindible tanto como una medida de distinción como para lograr una cercanía, una intimidad que hace a la historia lo que es y viceversa.

De su sencillez radica su complejidad, pues no es en el momento del visionado sino media hora después de su finalización cuando se presentan múltiples formas de digestión: como documental que retrata una serie de conductas sociales, como ventana objetiva abierta al mundo que nos rodea, como crítica ácida hacia la sociedad. Sin duda por todo esto ganó la palma de oro en Cannes,-unido a la predilección de unos años para acá de este certamen por el “cine social” con pocos medios-y está nominada al Oscar a la mejor película extranjera, pero yo me pregunto una y otra vez si todas estas interpretaciones son necesarias. Más allá de todo esto, “Entre les murs”, al igual que “La Soledad”, es una buena muestra de cómo el cine deja de ser cine para convertirse en realidad.

Por Álex Fernández

El director, Laurent Cantet

El director, Laurent Cantet

Anuncios

Arísitides Moreno: La locura que decía verdades

enero 30, 2009

arisitidespies

Todo comenzó con una declaración de intenciones en la que Arístides dejaba claro que todas las historias que nos iba a contar eran completamente verdaderas. Y eran completamente verdaderas, porque se las había inventado él, de cabo a rabo.

Venía a la Sala Juglar desde las Canarias (ese grupo de islas que van cambiando de sitio en los mapas) para presentar su cuarto disco, “Economía Sumergida”, pero no se olvidó de hacer un repaso a sus canciones más conocidas. Un repertorio que mezcla filosofía de vida, optimismo, y formulas de escape para que uno pueda entrar, salir y moverse por el sistema establecido de las cosas.

Para los no doctos en el uso de la lengua canaria, hubo clase magistral sobre la correcta pronunciación de la “-ch-“, la evolución fonetica de los can-buy-on-eros, y demás aprendizaje de terminología isleña.

Buen humor para tiempos de crisis. Crisis que el cantautor ya veía venir desde hacía tiempo, y deliciosa la receta que ha preparado para ponerle buena cara. Será porque como el plátano, Arístides ha viajado por el mundo adquiriendo conocimientos. Desde el pesadísimo racimo aguantado por los horcones, hasta la trituración y embotellado que le convierten en un magnífico licor canario, apto y recomendado para los días en los que la mala gana traída por los vientos saharauis le dejan a uno embostao.

Compromiso hecho chiste, letras reivindicativas que despertaban sonrisas, historias de comerciantes de psicotrópicos, profundidades marinas, y el enterrador más joven de la comarca, que les deja flores a los que no tienen quien les deje flores, a “sus niños”.  Todo ello embotellado y tratado según las normas reguladoras establecidas por la cumbia, la ranchera, la rumba, o incluso el reggeton; como el más refrescante agua con gasssssss.

Y un consejo para terminar. Los que creen que el mundo no se puede cambiar, que miren hacia sus adentros y empiecen a cambiarlo ellos mismos. Y no hubo última. Penúltima en todo caso, porque la última ya la escucharemos algún día. Larga vida a Arístides Moreno.

arisitides

Por Santi Gimeno

Australian Blonde: Una dosis de pop del bueno

enero 30, 2009

cabecera-australian

La noche del jueves la sala El Sol nos dejó  disfrutar del directo de los Layabouts y después a Australian Bonde. Los primeros, grupo indie que esta emergiendo actualmente, arrastraron a la sala un numero de personas jóvenes de los cuales, algún inteligente, se quedó para ver a los veteranos de ese género. Ellos fueron los primeros que se ganaron las listas de éxitos en los noventa. Con una estética indie-pop muy características, de esos gijoneses consiguieron verdaderos “booms” con canciones en inglés. Podría asegurar que los que se quedaron, se dieron cuenta del porqué.

imgp8328_1

Era el primer concierto al que iba de Australian Blonde, conocía las cuatros superventas de Chup Chup, Black,  Bulevar 15 y Drew & Cheri y prometo que repetiría. Escogieron un repertorio que no dejaba relajarse, cada canción hacía que te entraran más ganas de bailar. Con un set exclusivamente en inglés, con temazo tras temazo, te hacía plantearte quien se inventó eso de que los grupos españoles que no cantan en español tienen menos éxito, y más los underground. Xoel López (Deluxe), Sidonie o los disueltos Sexy Sadie tomaron ese cambio hace relativamente poco, “por probar” o “para llegar a más gente”, no quiero quitarles mérito a estos grandes grupos pero el inglés sigue siendo universal y los grandes éxitos lo son en cualquier idioma.

australian-blonde-verticales

Antes de los bisses regalaron a la sala un “cumpleaños feliz” improvisado entre guitarra y bajo, al que el público no llegó del todo a unirse, quizás porque recordar los años de alguno  de los presentes tampoco era para hacer un mes conciertos…Pero a la música eso le da igual. Si queríamos volver a las sintonías POP y Australian Blonde lo consiguió.

imgp8350_1

Por Jacobo Naya

Festival de Escena Contemporánea

enero 29, 2009

MEMORIA DEL JARDÍN – SALA CUARTA PARED

dibujo1

Memoria de un Jardín es una de las obras presentadas por la Cuarta Pared en el Festival de Escena Contemporánea . Esta obra de dos largas horas de duración pretende ser una profundo monologo que reflexiona acerca de lo presente y lo ausente, la vida y la muerte. Desgraciadamente lo único que recibí fue una indigestión de palabras, que tras pasar por el actor no se cargaban de emociones ni intenciones, un monologo plano, una escenografía paupérrima y descuidada, entre otras cosas me llamó la atención un mono de peluche medio escondido al final del escenario que parecía haberse quedado allí por olvido u equivocación.

El monólogo estaba acompañado del movimiento mudo de Ana Buitrago que también carecía de sentido, valor estético, o cualquier función artística.

¡Que viva la innovación artística! Debemos sobrepasar las formas clásicas del teatro pero el teatro no debe carecer de ritmo, de tensiones y contrastes, los actores deben inundar con su presencia el espacio, cada una de sus palabras debe transmitir algo, ya sea abstracto o concreto, pero cada movimiento y cada objeto deben de tener su lugar y su función en la escena.

Los actores no tenían presencia escénica, no parecían estar encima de un escenario, atravesaban una escena mal iluminada con una pesadumbre deprimente.

Es una verdadera lástima pensar en las horas que habrá pasado el actor Celso Jiménez memorizando palabras y palabras sin dirigirlas a la transmisión de emociones. También es una lastima, o mas bien una decepción la llegada de esta obra a un espacio como “La Cuarta Pared” que no suele defraudar al espectador.

La obra ya está fuera de cartelera por suerte pero espero que mis palabras no desmotiven al lector para asistir a los espectáculos del Festival de Escena Contemporanea que suele traer interesantísimas propuestas escénicas innovadoras. Se desarrollará hasta el 26 de febrero en las siguientes salas: Cuarta Pared, Teatro Pradillo, Teatro de la Abadia, La Casa Encendida, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia, La Grada, Casa de América, La Nave de Cambaleo, Centro Cultural Moncloa, Renfe Atocha – Cercanias.

Para más información sobre el festival: http://www.escenacontemporanea.com/2009/home.php

Por Alejandro Conesa

Eléctrica Judith Mateo

enero 29, 2009

ene2009-064

La incertudimbre acecha al futuro de la música en directo en las salas madrileñas, pero de vez en cuando la agenda de conciertos ofrece sorpresas como esta; “Judith”, banda de rock celta liderada por la violinista Judith Mateo, un torrente de energía encima del escenario.

Los ritmos celtas llegaron al “Irish Rover” (pub irladés en Avda. Brasil con música en directo) curiosamente de la mano de una conquense de curtida formación musical. Los años de su juventud vividos en la nación irlandesa le llevaron a mezclar lo mejor de esta música folk, su pasión por el violín, y la garra rockera aportada también por su banda. Canciones que parten de versiones tradicionales y temas propios, instrumentales intercaldas con la suave voz de un irlandés de pura cepa, y como colofón, tres gaiteros en la parte final, hicieron la delicias del reducido, pero animado público que tuvo el lujo de presenciar este conciertos, de los que hoy se ven pocos. Para que luego digan que la fusión y los ritmos étnicos no existen.

judith_bio

Os dejamos varios links a entrevistas y videos para que conozcáis más a esta banda, considerada por los críticos y medios de comunicación como “la revelación de la música celta”.

Entrevista en Discópolis (Radio3)

http://www.rtve.es/resources/mp3/9/6/1232036244569.mp3

Josele Santiago y sus Menudencias en la Sala El Sol: la música desde las entrañas

enero 18, 2009

josele4copia

La historia musical de este país reconocerá alguna vez la tremenda calidad de Josele Santiago, ex cantante y guitarrista del grupo Los Enemigos. Así de claro. Los que pudimos asistir el pasado jueves 15 de enero a su concierto en la Sala El Sol, con motivo de su 30 cumpleaños, sabemos de qué hablamos. Josele demostró una personalidad artística única, como viene haciendo desde hace muchos años. Y sus características, sumadas a unas canciones mayúsculas y a una banda inmejorable, hicieron que la noche destilara música.

Acompañado de sus Menudencias, a saber: David Krahe a la guitarra eléctrica (Los Coronas), Jorge Santos a la batería, Javi Rojas al bajo (El Tío Calambres) y Luca Frasca a los teclados, Josele ofreció ante una sala llena una auténtica demostración de lo que es sentir lo que uno hace. La música de Josele está hecha desde lo más profundo del propio artista, la forma de vivir las canciones del “exenemigo” hace que cualquier seguidor se adentre en cada nota, en cada letra y en cada expresión del propio Josele.

Lo del jueves fue una muestra de cómo se puede hacer un buen rock pausado, sin distorsiones chirriantes pero sonando a rock. Y eso no significa que los músicos no se desaten más rockeros en alguna parte puntual del show. Las primeras canciones interpretadas por Josele fueron toda un declaración de intenciones de lo que íbamos a ver. “Loco encontrao”, canción que abre su último cd, con el mismo nombre, fue también la encargada de abrir la noche. A partir de ahí, mayoría plena de temas de este excelente y reciente álbum com “Vuelo de volar”, “Mar de fondo” o “Fresa y Limón”.

Santiago alternó la guitarra acústica con la eléctrica, además de, según él, actuar de “showman”, sólo con el micro, en una interpretación sobresaliente de “Pensando no se llega a ná”, de su segundo disco en solitario. El concierto fue creciendo en emociones conforme iban pasando las canciones. La parte central fue de las más destacadas, con temas como “Ciempiés”, para mi gusto uno de los mejores de su último trabajo, y una mención especial para “Olé Papa”, con la eléctrica en las manos de Josele y una parte final acelerada.

Con una copa de vino levantada, Josele interpretó “Farol”, que al que escribe estas líneas hasta le puso los pelos de punta. Otros temas que sonaron fueron “De papel”, “Pescao” o “Baila el viento”, todos ellos del álbum “Loco encontrao”. Tras un amago de salir de escena, llegó el momento definido por el propio Josele, poco dado a hablar entre canciones lo que no supone ningún problema para nadie, como un “ejercicio de nostalgia”. “Desde el jergón”, canción de Los Enemigos, supuso el único momento, mágico eso sí, para recordar a aquella gran banda. Josele la interpretó únicamente con su guitarra y su voz, algo que la hizo casi más especial.

Con “Baile de los peces” , “Mi prima y sus pinceles” (espectacular) y una versión, habitual en los conciertos de Josele, del “Walking the dog” de Rufus Thomas”, acababa el recital. Sonrisa en la boca, tarareo de alguna melodía y pensando ya en el próximo encuentro. Esa era la tónica general a la salida.

Por Miguel Muñoz Ortega

Entrevista a Julián Hernández, de Siniestro Total

enero 14, 2009

Durante la prueba de sonido, Onda Mayor se coló en uno de los rincones de la Sala El Sol para ofreceros esta genial entrevista con Julián hernández, líder de la mítica banda gallega.

[blip.tv ?posts_id=1676351&dest=-1]

siniestro_1-copiasiniestro_2-copia

Entrevista: Miguel Muñoz Ortega

Fotos: Jacobo Naya

Siniestro Total en La Sala El Sol: demostración de resistencia

enero 14, 2009

351

30 años ofreciendo música en directo en el centro de Madrid merecen más de un homenaje en los tiempos que corren en la capital. Por eso, la Sala El Sol se pegó un gran homenaje el pasado martes 13 (y los que le quedan) recibiendo con todas sus galas a otros que saben lo que es resistir en el mundo de la música, Siniestro Total.

Los gallegos, liderados por el inigualable Julián Hernández, están presentando desde el año pasado un nuevo disco en directo, “Que parezca un accidente”, que repasa con gran acierto prácticamente todas las etapas de la veterana banda. Con la presencia de Óscar Avendaño al bajo, Javier Soto a la guitarra, Jorge Beltrán al saxofón y Ángel González a la batería salieron a escena los Siniestro, que desde el comienzo demostraron el porqué siguen en esto de la música. Como comentaba nuestro compañero de Onda Mayor, Teo Martínez, Siniestro Total “son más punkis que nadie”. La afirmación se refiere a que siempre han hecho absolutamente lo que han querido, sin cambiar ni un ápice su fuerza y personalidad. Y si a eso le sumamos lo bien que se lo pasan encima de un escenario (sus sonrisas de complicidad les delatan), tenemos grupo para rato.

3541La noche se convirtió, como era de prever, en un triple homenaje, el que sumado a los anteriores, hicieron los gallegos a su público más fiel.

Lo curioso es que ese público no sigue un patrón determinado ya que a estas alturas, Siniestro Total es uno de los grupos intergeneracionales más importantes. La amplitud de edad que había en la sala así lo mostraba el martes..

La elección del repertorio nada tiene que ver con lo que Siniestro nos tenía acostumbrados hace un par de años. Con canciones como “Vamos muy bien”, que cayó de las primeras o “Matar Jipis en las Cies”, casi de la prehistoria del grupo, recuperaban un sonido que no se recordaba hace tiempo. Eso sí, sonido adaptado completamente a la trayectoria del grupo, que en este caso hace que la ejecución de los temas sea impecable.

Mención imprescindible para el “show” que supone tener delante a Julián Hernández, actuando como maestro de ceremonias y rescatando anécdotas de la primera etapa de esta sala. Hubo sorpresas mayúsculas en cuanto a las canciones, como escuchar en directo “Fuimos un grupo vigués”, “Depende” o “Somos Ultraístas” pero no faltaron grandes clásicos como “Cuenca Minera” (una de las primeras), “Camino de la cama”, “Ay Dolores”, “Diga que le debo” , “Alégrame el día” o “Bailaré sobre tu tumba”.

Destacar también la perfecta labor del resto de músicos de la banda. En este caso, como viene siendo habitual, Javier Soto y Óscar Avendaño tomaron la responsabilidad vocal en los temas “El síndrome de Estocolmo” y “Sobre ti”, respectivamente. En su repaso a más de dos décadas de carrera musical, Siniestro Total tampoco olvidó incluir un par de canciones del, hasta el momento su último trabajo “Popular, democrático y científico”. Las elegidas fueron “Precisamente así” (con Julián al banjo) y “Eterna relación”.

La intensidad y el calor en la sala iban en aumento (todas las entradas vendidas) y el concierto iba llegando a su fin tras varios puntos álgidos como “Miña Terra Galega”, “¿Quiénes somos, de dónde venimos, adónde vamos?” o “La sociedad es la culpable”. Tampoco faltaron el recta final “Todo por la napia”, “Cuánta Puta y yo que viejo” y una monumental versión de “Ayatollah” que aceleró sobremanera el ritmo medio de la velada.

Con el puño en alto, como llevan haciendo mucho tiempo, símbolo de resistencia se despidieron los gallegos. Las escaleras que nos llevaban fuera de la sala aún recuerdan que todos los que fuimos, y los que se quedaron sin ir, seguiremos preguntándonos aquello de ¿Quiénes somos….? hasta que estos señores rockeros gusten.

Por Miguel Muñoz Ortega